divendres, 16 d’abril de 2010

Qui És Jesús?

Cada temps ha interpretat Jesús i ha projectat en ell molta ideologia. I escrivint i parlant sobre Jesús molts teòlegs i pensadors del nostre temps han fet les seves interpretacions, presentades com indiscutibles, sobre la veritat de Jesús, quan de fet, fan la seva pròpia fotografia. No la del Senyor. I és així que apareixen arguments com els del Codigo da Vinci (i tots els seus imitadors) sobre la manipulació de les fonts antigues del cristianisme. Una manipulació que no poden demostrar mai, perquè pròpiament no existí. La falta de rigor crític i de respecte a la veritat històrica fa dubtar de la bona fe dels creadors d’aquesta literatura.

Tot i així la saviesa de la fe de l’Església reconeix amb certesa que Jesús és Aquell que els evangelis i els seus deixebles afirmen i creuen que és, des de llavors fins avui. I els cristians hem de suportar i comprovar una i altra vegada que aquestes opinions calen i influeixen. I constatem una i altra vegada la frivolitat de la mateixa societat en temes existencials que mereixen un gran respecte perquè són el sentit del viure i l’esperança de molts.


Pels cristians negar que Jesús és el Fill de Déu seria com negar que no existeix el sol. Seria inconcebible i impensable. Jesús ha dit de sí mateix «jo sóc la resurrecció i la vida». Aquestes paraules es poden creure i es poden negar, però no deixen mai ningú indiferent.

Els creients en Crist ens podem avergonyir de moltes planes de la història de l’Església, però mai tenim per què avergonyir-nos de Crist. Moltes vegades som uns impresentables (potser no tant com diuen!) però Jesús, el Senyor, és sempre presentable. Es el que Déu Pare ha «presentat» davant del món i de la història com la veritat, la salvació i la vida eterna. Les opinions passen, però la veritat roman per sempre. Com un cel serè i lluminós.

2 comentaris:

Oriol ha dit...

L'Església es SANTA, està lliure de pecat. És l'Esposa de Crist. Avergonyir-se de l'Església, és avergonyir-se de Crist.
De quines coses ens hauríem d'avergonyir?
En tot cas, de les actuacions de persones. Avui, fent cas i creient-nos les mentides que diuen, ens avergonyim i queda bé que els cristians parlem malament de l'Església fa 100, 200 o 1500 anys. Parlem o parlen malament sense saber perquè, sense conèixer la història de l'Església. I tot per volguer agradar als enemics de Crist. Quan ho va dir ven clar Crist, que de la mateixa manera que Ell va ser perseguit, nosaltres també ho seríem.

Bienaventurados seréis cuando os injurien, os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros. Alegráos y regocijáos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos, que de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.

En una ocasió, Sant Pius X li va preguntar a un jove seminarista:
- Quines són les notes de l'Església?".
- 4, Santedad. l'Església es Una, Santa, Catòlica i Apostòlica.
- I que més fill?
- Romana.
- Molt bé, però creus que te'n deixes alguna? l'Església també és perseguida.

Oriol ha dit...

¿Iglesia santa y pecadora?

Representantes de la teología radical y neomodernista han puesto en circulación una consigna que se oye con frecuencia: que la Iglesia es pecadora, a manera de una nota paralela a la de su santidad, y por ello debe debe arrepentirse y pedir perdón de las pecados cometidos.
La Santa Iglesia, en cuanto tal, no es ni puede ser pecadora. Pecadores somos los hombres que de Ella formamos parte. Por eso, contra esta corriente el Cardenal Giacomo Biffi, Arzobispo de Bologna, publicó un estudio para demostrar que la Iglesia es santa y no puede tener ninguna mancha: ella se entristece y reza por sus hijos caídos en pecado, pero permanece inmaculada. El estudio de Biffi es, pues, de gran importancia, ya que recuerda valientemente una verdad implícitamente negada por muchos (cfr. Giacomo Biffi: “Casta meretriz”. Saggio sull´ecclesiologia d´sant´Ambrogio, Piemme, Casale, 1996, 60 pág.).

Recuerda el teólogo Romano Amerio que es dogma de fe que la Iglesia es santa, pero la definición teológica de esa santidad es ardua -precisamente por los pecados de los miembros de la Iglesia militante. Por eso en la Summa theologica III, q.8, a.3 ad secundum y en el tridentino Catechismus ad parochos (en la sección del Símbolo) se explica porqué el pecado de los bautizados no impide la santidad de la Iglesia. «Es claro, pues, que la Iglesia es santa por ser el cuerpo de Cristo, por quien es santificada y con cuya sangre continuamente se purifica» (Catecismo Romano).

— En primer lugar la Iglesia es objetivamente santa porque es el cuerpo cuya cabeza es el hombre-Dios.

— En segundo lugar es objetivamente santa porque posee la Eucaristía, que es por esencia el Santísimo y el Santificante: todos los sacramentos son una derivación eucarística.

— En tercer lugar es santa porque posee de modo infalible e indefectible la verdad revelada.

«Y en esto debe colocarse el principio mismo de la apologética católica: la Iglesia no puede exhibir en su curso histórico una irreprensible serie de acciones con-forme a la ley evangélica, pero puede alegar una ininterrumpida predicación de la verdad; la santidad de la Iglesia debe buscarse en ésta, no en aquélla. Por eso los hombres que pertenecen a la Iglesia predican siempre una doctrina superior a sus hechos. Nadie puede predicarse a sí mismo, siempre deficiente y prevaricador, sino sólo volver a enseñar la doctrina enseñada por el hombre-Dios: o más bien, predicar la persona misma del hombre-Dios. Por consiguiente, también la verdad es un constitutivo de la santidad de la Iglesia, ligada perpetuamente al Verbo y perpetuamente contraria a la corrupción, incluida la propia.

La santidad de la Iglesia se revela también, en una manera que se podría decir subjetiva, en la santidad de sus miembros es decir, de todos aquéllos que viven en gracia como miembros vivos del Cuerpo Místico. En modo eminente y evidente aparece después en sus miembros canonizados, a quienes la gracia y sus propias obras impulsaron hacia grados verticales de la virtud. Y señalaré una vez más que esa santidad no desapareció ni siquiera en los períodos de mayor corrupción de la sociedad cristiana y del estamento clerical: por citar algunos ejemplos, en el siglo de la depravación paganizante del Papado florecieron Catalina de Bolonia (+ 1464), Bernardino de Feltre (+ 1494), Catalina de los Fiescos (+1510), Francisco de Paula (+ 1507), o Juana de Valois (+ 1503), aparte de muchos reformadores como Jerónimo Savonarola (+ 1498)

[…] No son los cristianos quienes hacen santa a la Iglesia, sino la Iglesia a los cristianos. La afirmación bíblica de la santidad irreprensible de la Iglesia “non habentem maculam aut rugam [sin mancha, ni arruga, ni nada semejante]» (Ef. 5, 27) conviene sólo de manera parcial e incipiente a la Iglesia temporal, aunque también ella es santa. Todos los Padres refieren esa irreprensibilidad absoluta no ya a su estado peregrinante e histórico, sino a la purificación escatológica final» (Romano Amerio, Iota Unum).