dimecres, 6 de maig de 2020

In memoriam del Doctor Bonifacio Medina


Villanueva de Argaño (Burgos, España) es el pueblo de Consuelo Santamaría que –si no hubiese sido por el confinamiento– hubiese celebrado las fiestas patronales. En su memoria los campaneros tocaron a fiesta desde la torre del campanario (las que se oyen en el youtube)

El mismo día que en el pueblo burgalés hubiesen celebrado las fiestas patronales, el día 2 de mayo, en sábado, nos dejaba el Dr. Bonifacio Medina, feligrés de nuestra parroquia. Lo habíamos perdido poco a poco a causa de la enfermedad que sufría, el terrible Alzheimer.

Su esposa Consuelo, fiel al ministerio de tocar el órgano a Misa de 12, lo ha cuidado, dándonos un gran testimonio de esposa. Amar con fidelidad a una persona que ya no te conoce es la expresión más gratuita del amor.


Villanueva de Argaño
El Dr. Medina, Boni, como le llamábamos habitualmente fue un gran psiquiatra, enamorado de su profesión, hasta el final le gustaba estar al día en los temas de psiquiatría. Era un excelente esposo y padre de familia, paciente y bondadoso Era también un gran cristiano, Había entregado su juventud al Señor, desde entonces aprendió lo que significa orar con el corazón. Su gozo más grande era la celebración dominical de la Eucaristía. Devoto como nadie del beato Rafael Arnaiz, burgalés como él, leía habitualmente sus obras. Participaba en las actividades de la parroquia y durante muchos años participó en el equipo de la Pastoral de la Salud. En el colegio de La Presentació fue durante muchos años presidente de la del AMPA y todavía le recuerdan. Su conversación rezumaba bondad. Era un hombre justo y honrado.

En toda su trayectoria profesional, primero durante doce años en Colombia, luego en el Instituto Pere Mata de Reus ejerció siempre su profesión con una gran humanidad y preocupación por sus pacientes.

Damos el pésame a nuestra querida Consuelo, a sus hijos Xavier i David, y al pequeño Pau. El domingo mientras le dábamos sepultura los ojos resplandecían de lágrimas; de sus queridos hijos, la esposa y también el párroco.

Nos embargó un sentimiento de paz cuando salíamos del cementerio, era la primera hora de mañana, del primer domingo de mayo, de flores y cielo limpio. Las palabras de la Escritura retornaban constantemente a mí: Las almas de los justos están en manos de Dios. Ahora el Dr. Medina nos acompañará desde el cielo en el camino de la vida.

2 comentaris:

consuelo ha dit...

Muchas, muchas gracias ,estoy gratamente sorprendida des esta reseña .Sobretodo a M. Rafael .Me he emocionadado al ver la procesión del pueblo del año anterior ,pero no así el retoque de campanas que me consta que si repicaron ya que como ha dicho M Rafael era la fiesta del pueblo que no se celebró .Tambien he visto nuestra casa que esta junto a la Iglesia Muchísimas gracias

Ascen Medina ha dit...

Familia Medina
Te has ido en un mal momento (en medio de una pandemia) no hemos podido despedirnos pero siempre te llevaremos en nuestro corazón. Un abrazo para Consuelo y primos; para ti el mayor de nuestros recuerdos.
Si cierro los ojos te veo y también veo a mi padre, ahora estaréis juntos con los seres queridos que se fueron antes que vosotros. Nosotros aquí mantendremos vuestro recuerdo siempre vivo.

Ascen